El Congreso ha contado con representantes de alto nivel de los principales actores del sector eléctrico nacional, así como con miembros de instituciones como la Secretaria de Estado de Energía, la Presidenta de la CNMC o la Directorade Política Energética de la DirecciónGeneral de Energía de la Comisión Europea.

Los participantes han puesto el foco en la necesidad de apostar por la descarbonización del sector eléctrico y han coincidido en señalar la importancia de la electrificación como palanca del cambio económico y medioambiental.

Hoy, 24 de noviembre, se ha celebrado el II Congreso aelēc, en el que tanto miembros de la Junta Directiva de aelēc, como representantes de las instituciones han debatido sobre cómo el sector eléctrico puede contribuir a la recuperación económica y a lograr una sociedad y una industria más sostenibles gracias a la descarbonización.

El compromiso del sector para lograr el objetivo de una economía neutra en carbono en 2050 es firme y este pasa por aumentar el grado de electrificación de nuestra economía. Como ha quedado patente durante el congreso, la electricidad es el vector energético de la descarbonización, y es particularmente fundamental en sectores con gran consumo energético como el transporte, la industria y la edificación si se quiere alcanzar los objetivos a 2050.

Sara Aagesen, Secretaria de Estado de Energía ha sido la encargada de inaugurar el Congreso, junto con Marina Serrano, Presidenta de aelēc. Aagesen ha señalado: “Cuando la Comisión Europea ha dado sus directrices nos ha dicho alto y claro: tenemos que apostar por la transición energética, y en ello estamos. Para que el plan sea un éxito, y para conseguir la descarbonización en 2050, es necesario un plan regulatorio que permita esa transición. Llevamos meses trabajando para potenciar la recuperación económica, y hablar de energía y electrificación es una apuesta ganadora. La transición verde es esa oportunidad que no podemos perder”.

Por su parte, Marina Serrano ha añadido que “para alcanzar los objetivos de descarbonización será crucial el papel de la electrificación del transporte, la industria, los edificios y el del sector eléctrico”, y como representante de aelēc ha pedido “más ambición en la electrificación, apostar por las renovables eléctricas y por una red de distribución moderna e inteligente, y enviar una señal clara a los consumidores racionalizando los costes que pagan en las tarifas”.

La electrificación como motor de cambio

En una mesa redonda titulada “Electrificación: palanca de la recuperación económica”, los socios de aelēc han debatido sobre cómo una mayor electrificación será la solución más eficiente y a menor coste para el consumidor a la hora de alcanzar una economía más verde y sostenible; además, de una oportunidad para el desarrollo económico y la creación de empleo.

Rui Teixeira, consejero delegado de EDP España, ha explicado que: “La electrificación y la recuperación de la economía irán de la mano aún más en un momento como éste. Para ello, se debe hacer la electricidad más competitiva, evolucionar la estructura fiscal hacia la promoción del consumo eléctrico y la descarbonización y facilitar el crecimiento de la red. Este entorno permitirá que las empresas del sector aceleren sus planes de inversiones y, por tanto, contribuir a la generación de empleo y la consiguiente mejora económica”.

Por su parte, José Casas, Director General de Relaciones Institucionales y Regulación de Endesa ha puesto el foco en el papel social y económico, aparte del ambiental, que tiene la transición ecológica, que debería acompañarse de una reforma fiscal que reparta equitativamente la carga impositiva sobre todas las energías. “Para que avance la electrificación, lo más urgente e importante es dejar de penalizar a la electricidad mediante impuestos y cargas parafiscales. Más de la mitad de la factura de electricidad son costes que no deberían estar ahí, mientras que los impuestos a otras fuentes de energía en España son de los más bajos de Europa”, ha concluido Casas.

Ángeles Santamaría, Consejera Delegada de Iberdrola España, ha destacado que: “Los objetivos de descarbonización no serán alcanzables sin la consolidación de una red eléctrica resiliente y digitalizada, que actúe como elemento integrador de todos los agentes. Una red preparada para un nuevo modelo energético, más distribuido y complejo, que va a requerir más flexibilidad, pero también más fiabilidad. En este contexto, el sector está preparado para un escenario intensivo en inversiones -mayor que el nivel actual-, que además representará una oportunidad real para la industria nacional, posicionándola para la economía verde. Nuestras inversiones a 2025 en redes en España superarán los 4.500 millones de euros y apoyaremos estas actuaciones en la industria y la contratación local”.

Otro de los participantes en la mesa ha sido Pedro Larrea, Director General de Gestión de la Energía y Redes de Naturgy, quien ha afirmado que “los fondos europeos son una oportunidad para acelerar la transición energética y transformar la economía nacional, en línea con los objetivos definidos en el PNIEC y los propios requisitos establecidos por la UE para el destino de estos fondos”.  Larrea ha añadido: “El mayor estímulo que puede tener el sector energético, y todos los sectores y el país en general, es tener una regulación adecuada, que acompañe los objetivos que nos hemos puesto como país y que otorgue seguridad jurídica y previsibilidad para inversiones a medio y largo plazo. Mientras más previsible sea el marco que tengamos, mayor rapidez y potencia tendrán los planes de inversión y menor será la necesidad de aportación de fondos públicos”.

Ha completado la mesa redonda Francisco Rodríguez, Director General de Generación, Regulación y Relaciones Institucionales de Viesgo, quien ha afirmado que “invertir en redes de distribución es necesario para una transición energética real, y para ello necesitamos un marco regulatorio que las incentive”. En este sentido, Francisco Rodríguez aclaró que “las redes de distribución dan respuesta a la emergencia climática gracias a su capacidad para integrar autoconsumo y renovables, al tiempo que contribuyen a la recuperación económica al generar empleo en zonas con un claro reto demográfico por delante”, y concluyó asegurando que “la inversión en redes eléctricas es fundamental para acometer la transición energética”.

Tras la mesa redonda, Alberto Martín, Socio responsable del Sector Energía y Recursos Naturales de KPMG España, en la ponencia “La transición energética y los fondos de recuperación”, ha asegurado que la distribución de los Fondos Europeos en los proyectos del sector de Energía en España puede llegar hasta 44.643 millones de euros, sobre todo en renovables, almacenamiento de hidrógeno, reducción de emisiones, eficiencia energética, redes eléctricas y transición justa. Son una oportunidad fantástica y las empresas que quieran acceder a estos fondos tienen que ser proactivas para presentar las rutas y proyectos. Hay qué proponer el cómo, no sólo el qué”.

El aspecto regulatorio

En el Congreso ha habido tiempo también para hablar de regulación y normativa en relación a la electrificación de la economía en el proceso de transición energética a una sociedad descarbonizada y sostenible.

En este sentido, Cani Fernández, Presidenta de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha aprovechado su intervención para explicar cómo la Comisión que lidera centra su actividad en tres pilares maestros: la regulación eficiente; el diseño de mercados que favorezcan una mayor competencia e integren las energías renovables y, finalmente, la tecnología inteligente. Unas líneas de actuación que se sitúan en el marco del acuerdo Clean energy for all Europeans package que marca la estrategia de transición energética de la UE.

La clausura de este II Congreso aelēc “Electrificación: palanca de la recuperación económica” la ha realizado Cristina Lobillo, Directora de Política Energética, de la Dirección General de Energía de la Comisión Europea. Lobillo ha destacado que el pacto verde europeo es una de las prioridades de la Comisión y la contribución del sector energético es fundamental para lograr los objetivos que en él se recogen. Los Fondos de Recuperación suponen la mayor financiación realizada por la Comisión Europea hasta la fecha. “La electrificación es un elemento clave para la descarbonización y para asegurar que se hace al menor coste posible. Aumentar las inversiones para la transformación del sector energético conllevará importantes beneficios para la economía y los ciudadanos, y estas inversiones y reformas jugarán un papel fundamental dentro del plan de recuperación. No podemos perder esta oportunidad y ello requiere un trabajo conjunto de todas las administraciones, del sector privado y también de los ciudadanos”, ha concluido.

Más información sobre el II Congreso aelēc